domingo, 23 de noviembre de 2014

MANUAL PARA LOS TIEMPOS FINALES. Parte II

EL AVISO
            El refugio será para quienes sientan verdaderas las señales de alerta, que serán ‘internas’ y ‘externas’.
            Algunos serán avisados mediante sueños y/o mensajes, pero la señal inconfundible será interna: “un hondo e inexplicable sentir” de que ‘ya es la hora’. Esa será la señal interna que será sentida por algunos, ‘los llamados’, mientras que otros, los que siempre desoyeron la Voz Interior, no la sentirán. Estos últimos no tendrán oídos para esa ‘Voz’ que habla al corazón, y se reirán una vez más de quienes sí la escuchan.
            En un mensaje recibido también en 1995, dice:

            Cuando sientas en tu corazón una presión honda, como una espada con filo atravesándolo, será el día. El día del refugio, el día de las pruebas definitivas.”

Ese párrafo nos habla de “la señal interior” que podrá ser sentida por muchos; mientras que las ‘señales externas’ aparecerán especialmente en el cielo. (Apocalipsis 6- 12y13).
            Al ‘sentir’ y ‘ver’ las señales, habrá 3 días para preparar el refugio (o para salir de las ciudades). Al llegar el 3° día los que sintieron el llamado interno se refugiarán, y se prepararán para cerrar y sellar las puertas y las ventanas. Cuando comiencen los temblores se procederá a tapar rápidamente las aberturas hacia el exterior; y no se abrirá más la puerta a nadie aunque se escuchen gritos y tormentos. Quien sea débil y no cumpla esta pauta pondrá en peligro al refugio entero, pereciendo juntos con los que estén en el exterior.
Hay que entender que si algún refugiado, en un momento de debilidad y confusión, abriese la puerta del refugio, en ese momento, ante el miedo, la desesperación y el pánico que cundirá en el exterior, un refugio podrá ser saqueado en pocos minutos, echándose a perder la preparación del refugio y su propósito.
            Es necesario entender que en ese momento cada cual estará exactamente donde debe estar, donde su alma y conciencia lo ha colocado.

            Cuando “suene la señal”, ‘el alerta del Fin’, cada ser humano tomará una decisión, una decisión que tal vez ya fue tomada en su interioridad, en su alma. Por eso, tratar de convencer a otros de una u otra cosa no será lo correcto. ‘Hablar una vez’, si se siente, estará bien, y cada cual deberá decidir por sí mismo qué hacer o no hacer. Los apegos jugarán un papel decisivo en esos momentos. Cada persona tomará decisiones diferentes, dependiendo esto del peso de sus apegos y del estado de su consciencia.

Durante la vida en el refugio, recuerda:

“A PUERTAS CERRADAS”.



LA TRAVESÍA

            Llegará el momento de salir de los refugios por primera vez después de todo ese tiempo de encierro. Ese momento será inconfundiblemente “sentido”, así como habrá sido sentido hondamente el momento de refugiarse. Esto causará alegría a todos y seguidamente incertidumbre por lo que vendrá.
            Salir de las ciudades, para quienes aguantaran los eventos refugiados, será la parte más dura. Habrá destrucción y muerte. Los ojos verán cosas que no querrán ver. Habrá que ser fuertes y estar unidos en ese momento.
            Después de salir del refugio se encontrarán en el camino sobrevivientes de otros refugios que se unirán a la marcha. Habrá entre la gente quienes sabrán hacia dónde dirigirse. El destino será alguna zona protegida vibracionalmente, donde será posible la vida comunitaria durante cierto tiempo que desconocemos. Esas zonas son las ‘Islas de Salvación’ que algunos conocerán, y sabrán cómo llegar. Algunos de estos serán seres preparados y serán “una guía” en ese momento.
            Habrá que considerar “el equipamiento” antes de la partida, el cual se transportará esencialmente en mochilas y constará de:
-          ALIMENTO, y elementos para cocinar.
-          ABRIGO (lo esencial, para no cargar peso extra).
-          SUPERVIVENCIA: Elementos con los que se podrán construir pequeños refugios provisorios: sogas, cuerdas, alambre, tenazas, pinzas, clavos, serruchos, machete, lonas y aleros, o carpas livianas, etc.). Sogas deberán llevarse de buena longitud, porque ayudarán a atravesar zonas anegadizas y arroyos torrentosos; ganchos para tirar las sogas de una orilla a la otra.
-          ORIENTACIÓN y TRAVESÍA: Brújulas y compases, y los mapas del territorio que se va a transitar hasta el destino final.
-          PRIMEROS AUXILIOS: Elementos necesarios para desinfectar y tratar heridas.

Todos estos materiales serán almacenados con anticipación en los refugios transitorios. Por lo tanto deberán incluirse en el inventario general durante la preparación del refugio.


            Organización del traslado:

            En los grupos grandes que se vayan formando para trasladarse juntos (podrán ser de cientos de personas) será necesario organizarse en grupos más pequeños (de 10 a 20 personas) con un responsable o ‘portavoz’ a cargo de cada grupo. Esto es para facilitar las tareas de campamentismo y alimentación diarios. Cada subgrupo encontrará su manera de organizarse con estas tareas, pero el traslado, partidas y llegadas a destinos diarios, se hará en conjunto, como un gran grupo unido.
            El destino de los traslados de quienes hayan sobrevivido en los refugios transitorios serán las “Islas de Salvación”, como ya se explicó. Quienes no capaciten vibracionalmente no podrán llegar o entrar a estos “Campos de Luz”. Pero en ocasiones podrá haber casos de personas que, queriendo salvarse a sí mismos a como de lugar, y estando tal vez cerca de una Isla de Salvación, entrarán a estas zonas protegidas. Quienes así lo hagan, movidos por la energía egocentrista, serán automáticamente ‘tomados’ y puestos fuera del perímetro de la Cúpula de Luz. Contrariamente, habrá quienes deban y merezcan estar en una Isla de Salvación, pero que, por diferentes razones, no puedan llegar por medios propios. En estos casos, serán ‘tomados’ en donde estén y puestos en la Zona Protegida.

Miles de almas se encaminan actualmente en una desafiante ‘travesía’, atravesando pantanos de astralidad y anegadas aguas de ilusiones, rumbo a la ‘Isla de Salvación’:
“El Sol Crístico”.


El cuidado de los pies:
            La zona del cuerpo que más sufre en una travesía, llevando peso extra, son los pies. Se resentirán más en las caminatas largas, que en algunos casos serán de varios cientos de kilómetros (la distancia variará según cada caso).
            Con el excesivo y prolongado esfuerzo aparecen en los pies ampollas, dolor muscular y articular e inflamaciones. Habrá que prevenir estos casos, considerando los siguientes puntos. A saber:
1-      No llevar peso innecesario en la marcha. Solo lo imprescindible, y dejar el resto.
2-      Llevar calzado cómodo y adecuado para la marcha, y uno de repuesto, para que los pies descansen de diferente manera, o para cambiar cuando se mojan, etc.
3-      Airear los pies en cada momento de descanso. Colocar las piernas hacia arriba, más elevadas que el cuerpo, puede ayudar para evitar la inflamación.
4-      Llevar en el equipo algodón, apósitos, vendas, cintas adhesivas, así como cremas desinflamatorias y analgésicos, que en ocasiones podrán ser útiles y necesarios. (Se deberán considerar estos elementos al hacer el cálculo de provisiones para armar el refugio).


            El suministro de agua potable durante la travesía:

            Se incluyen a continuación conocimientos simples para saber cómo proceder ante la duda de si el agua es bebible o no lo es. Ante la imposibilidad de poseer métodos más precisos y adecuados en situaciones de emergencia, hay que saber identificar el estado del agua de la siguiente manera:
1-      Por su color:
a-      Amarillenta: No tomar porque puede contener contaminantes químicos.
b-      Verdosa o café: No tomar ni usar bajo ningún aspecto, por estar contaminadas con aguas negras.
c-      Turbia: Colocar en jarra de vidrio y esperar una hora a que se asienten las impurezas en el fondo. Si las impurezas no se sientan, no tomar. Si se depositan en el fondo verter el agua clara (sin remover el fondo) en un recipiente limpio y hervir 20 minutos.
d-      Incolora: No hay inconveniente para beberla (excepto que no se pasen los análisis de olor y sabor que siguen).

2-      Por su olor:
a-      Mal olor: No consumir bajo ningún aspecto.
b-      Inodora: Se puede beber (si su color y sabor pasan también la prueba de verificación).

3-      Por su sabor:
a-      Sabor feo: (amarga o agria) No tragar, no es buena para beber.
b-      Buen sabor: Si además es transparente e inodora, se puede beber.
En todos los casos hervir el agua y dejar enfriar antes de beberla.
Además de estas pautas, será bueno irradiar el agua con oraciones, meditación, imposición de manos, etc. No olvidar que ‘la fe puede mover montañas’…



MENSAJE FINAL

            Llegará el Tiempo del Fin, el momento del refugio a puertas cerradas. Será esta la antesala de un nuevo tiempo de paz, que hoy no conoce el hombre en la Tierra.
            Los Eventos Finales serán de purificación y limpieza total y despejarán así a todo el Globo Terráqueo de las energías densas.
            Los que queden en sus cuerpos físicos en el Planeta durante el holocausto final, subsistirán gracias a la preparación y a la prevención.
            Este material existe para ese grupo de almas humanas que en tal frecuencia y destino se encuentren.
            Nadie sabe “el día y la hora” en que estos eventos vendrán, pero ‘el día y la hora’ del Fin llegará. Será el Juicio Final en manos de las Leyes de Dios.
            El plan que ha llevado a la escritura de este manual, obedece a una señal de contacto solar, ‘crística’, para la salvación de las almas.
            Permanecer de pie en tierra durante los eventos finales estará reservado fundamentalmente para los que necesiten terminar de fabricar su destino álmico, el cual terminará de definirse ante críticas y desafiantes circunstancias.

            Que la Paz esté en el corazón de todos aquellos que lean estas líneas.
            Guarda este material, y también transmítelo, de manera de no tener arrepentimiento cuando de repente, el día menos pensado, “la llamada final” se haga oír… y ya las dudas sean disipadas y superadas por los hechos.
            ¡Alégrense en ese Día los corazones!
           
-    PAZ   - 


“Los pensamientos y actitudes,

también definen los eventos y destinos”



1 comentario: