domingo, 23 de noviembre de 2014

MANUAL DE INSTRUCCIONES PARA LOS TIEMPOS FINALES. Parte I


No te atormentes por lo que ocurrirá.
Es duro, pero habrá muchas muertes y gente desesperada pidiendo a gritos ayuda sin conseguirla.
Un maremoto arrasará con ciudades costeras y terremotos fuertes azotarán todo el globo terráqueo.
Las lluvias durarán semanas sin parar y nada sin refugio quedará vivo.
No habrá zona que no tiemble en el globo terráqueo; de norte a sur, de este a oeste, todo sucumbirá.
El hombre conocerá el miedo a la muerte, nadie quedará sin conocerlo.
Caerán lluvias de meteoritos una vez que parecía que todo había pasado. Ese será el golpe final.
Luego vendrá el traslado de los sobrevivientes a zonas más seguras.
Todo esto ocurrirá en el lapso de dos meses y medio. Este será el tiempo que debe considerarse para el almacenamiento de las provisiones pertinentes.
Deberán realizarse la mayor cantidad de refugios posibles.
Se deberán formar grupos destinados a armar refugios.
Nada quedará en pie que no tenga refugio.
Antes que los eventos comiencen, muchos recibirán indicaciones en sueños o por otros medios de que deben refugiarse y esperar.
Una vez pasado este lapso ocurrirán de repente los eventos. Será espantoso, se escucharán gritos por todos lados pues habrá gente en las calles como en un día normal. En esos momentos no se abrirá más la puerta a nadie. Cada cual estará situado en el lugar que debe estar.
Quien sepa que la muerte física no es más que el paso a otro estado de conciencia, sufrirá menos.
No te alarmes pero será terrible.
El orden de las cosas y los acontecimientos irán sucediendo sin pausa.
De hora en hora ocurrirán temblores, explosiones, y el río se llenará de sangre.
(-¿Te parece drástico esto que te digo?
Pues te aseguro que no es ni en céntimo de lo que ocurrirá.)
El hombre no ha conocido jamás caos más terrible en su tierra como este que ocurrirá, pues es el fin de los tiempos, el fin del tiempo del oro, del poder, de la violencia.
La epopeya la vivirán los que resistan y ésos serán los que depositen todo su corazón, toda su vida en la Fe en Jesucristo, el único salvador (1).
Conocerá el hombre la furia de los vientos y la tierra. Todo lo que fue hecho de mal a los ecosistemas será devuelto a la humanidad en ese lapso de dos meses y medio, todo junto y concentrado. Así quedarán saldadas las cuentas y el equilibrio se restituirá.
Quedarán en pie los que tengan que vivir las peores cosas, pues muchos desearán morir para no vivir más las cosas terribles que verán sus ojos.
El estar vivo en estas circunstancias no será un privilegio; más bien parecerá un castigo, y en verdad eso será, pues la balanza debe equilibrarse.
Un nuevo tiempo surgirá después de estos tiempos de desolación, un tiempo diferente, un tiempo de paz y de gloria, de armonía y verdadero amor, que hoy no conoce el hombre en la Tierra.
Grandes cosas pasarán, pero el Amor nunca pasará.
No vuelvas tu espalda a los hechos, no dudes, que sólo el tiempo será el testigo que de lo que aquí lees, todo se cumplirá hasta la última palabra.
Es tiempo de obras, es tiempo de Fe para comenzar ahora a trabajar, a trabajar con inteligencia y amor, y para difundir estas ‘señales’, previniendo así lo mejor posible.
Ya no es hora de dudar, ya no: es hora de decidirse y actuar, pues ya los tiempos se acercan y no esperarán la decisión de los que dudan.
Deja que tu corazón te penetre y haz tu obra.
EL AMOR SEA CON TODOS.

1-      ‘Jesucristo, el único salvador’: Creo que es una expresión simbólica. Aquí “Jesucristo” es una representación figurada de “la Fe en Dios”, no en una religión en particular ni en un personaje histórico y/o mitológico determinado. Jesucristo, así como Buda, Krishna, y otros símbolos antropomórficos de ‘Dios’, representan la Sabiduría, el Poder y el Amor trascendentales.



            El mensaje anterior fue recibido el 22 de enero de 1995, y fue el punto de partida, en aquel entonces, para la estructuración de un manual práctico para saber cómo proceder ante un evento como el que el mensaje muestra. Ese manual fue, después de un tiempo, finalmente editado en forma particular y distribuido en manos de contactados reconocidos (en Argentina, pero se sabe que el manual trascendió las fronteras de este país). Cerca del año 2000 el manual fue revisado y ampliado y vuelto a difundir de manera ‘casera’. En la actualidad, después de 14 años, una señal de contacto interno vuelve a señalar la necesidad de redifundir ese material, pero esta vez a través de la red de internet y renovando su enfoque.
            El contactado que recibió ese mensaje profético y que recibió la guía inspirada para confeccionar ‘el manual’ y darle cauce, nunca fue alertado sobre alguna fecha en particular en la cual los “eventos finales” fuesen a suceder. Esto se aclara, para que el lector entienda que la conocida Profecía maya del 2012, así como otras en las que se daban fechas puntuales y exactas, nunca encajaron en los contactos del canal escribiente. En todo lo recibido a través de este canal jamás hubo ‘fechas’ exactas para “los eventos”, porque como dice la Biblia:

“El día y la hora, solo el Padre la conoce”

            Y dado que en el tema de “los Tiempos Finales” ninguna fecha que esté en boca de los hombres debe ser tomada como verdadera, el material que aquí se ofrece será útil en el momento justo, cuando sea necesario. Cuando ese tiempo llegue no habrá dudas para los contactados y fieles, porque ‘las señales’, tanto externas como internas de que “la hora ha llegado”, serán inconfundibles.
Por eso, en ‘el hoy’, este manual cumplirá con una función de ‘conocimiento’, ‘preparación’ y ‘difusión’, para que, cuando llegue “el tiempo de las grandes pruebas”, cumpla con su función práctica propiamente dicha, porque eso es un “manual”: una guía para saber qué hacer y cómo hacer algo. En este caso, el ‘Manual de los Eventos Finales’ podrá ser, llegado el momento, un “ayuda-memoria” muy útil y necesaria.  



DISTRIBUCIÓN DE TAREAS PARA LOS TIEMPOS DEL FIN

            Ante todo, no hay que olvidar que los eventos del Juicio Final serán fundamentalmente “internos”, ya que todos seremos juzgados, con impecable y ‘amorosa justeza’ en nuestros corazones, en lo más íntimo de nuestros pensamientos y sentimientos, sin posibles dobleces o engaños... Pero mientras esto se define en todo el Planeta y en la entera humanidad, en lo externo habrá ‘coletazos materiales’ y este manual cubre esa parte.
En cuanto a los acontecimientos externos, nadie sabe ‘con exactitud’ cómo sucederán las cosas, lo que sí se sabe son los “eventos clave” que ocurrirán, pero no el orden de los pormenores y de los acontecimientos intermedios. Debido a que no se sabe todo con exactitud es que la Jerarquía Espiritual tiene “planes” para esos tiempos culminantes, pero todo estará sujeto también al fluir de los hechos de momento a momento.  Lo que sí se sabe es que habrá muchas muertes y grandes cambios; evacuaciones a naves crísticas y traslados de sobrevivientes a zonas aseguradas. Esa es ‘la base’, y en esa base se apoya este manual de instrucciones sobre el ‘holocausto final’ que llegará. (Holocausto significa: “quemarlo todo”).
Habrá diferentes y variadas áreas de acción durante los ‘eventos finales’, y estará de acuerdo a las capacidades y dones de cada ser. Todo ya está ‘grabado’ en el alma de quienes podrán tener una misión especial en esos tiempos. En la mayoría esa información aún duerme en el inconsciente, pero existen muchos otros que ya han tenido ‘atisbos’ (a través de sueños, videncias, inspiraciones, o fuertes intuiciones) de cuál será su función y deber en esos momentos.
 Como “el Día y la Hora del Fin” nadie lo conoce, las misiones necesarias para mantener vigente el plan para los eventos finales son rotativas, y se van pasando de alma en alma, como a manera de ‘posta’, para que todos los sitios de acción estén siempre cubiertos, hasta que “el Día sea con nosotros”. La labor de instrucción interna de las almas es incesante en ese sentido. De esta manera “el ejército de salvación” está siempre actualizado y preparado.
Entre las misiones o áreas de actividad habrá seres capacitados en socorrismo y liderazgo en situaciones de crisis, capaces de organizar grupos para la supervivencia; otros estarán dedicados al área curación, según sus capacidades y habilidades, y otros poseerán una presencia magnética de paz que llevará alivio y armonía a los demás (etc.). Lo cierto es que llegado el momento, cada cual estará donde debe estar y sabrá qué es lo que debe hacer.



REFUGIOS

            Son los sitios que se acondicionarán y prepararán para la preservación de la vida cuando lleguen los grandes eventos globales planetarios.        
            En diferentes momentos, antes y durante el caos global, habrá evacuaciones de seres humanos a las ‘naves del reino’. Esto será según el estado vibracional y el merecimiento kármico. Otros humanos quedarán en tierra, teniendo que enfrentar las fases más duras de los eventos. (A estos últimos servirá especialmente este manual).
            Cuando lleguen ‘las señales’ que indicarán que ‘el tiempo ha llegado’, lo mejor será salir de las ciudades rumbo a zonas preparadas especialmente para ‘esos tiempos’ a las cuales podríamos llamar “Campos del Cielo”, “Arcas” o “Islas de Salvación”. Pero habrá quienes, por diferentes razones, decidirán no salir de las ciudades y refugiarse en sus hogares, o en sitios preparados especialmente con anticipación; por ejemplo en iglesias y parroquias, o en otros sitios comunitarios adecuados, preparados por personas conscientes de ‘los tiempos’ y ‘las señales’. (Una contactada vio sitios como ‘clubes’ con instalaciones adecuadas y en zonas propicias, serán utilizados ‘en ese momento’ como centro asistencial para la preservación de la vida).
En el instante crítico muchas personas “recordarán” lo que llevan grabado en sus almas y sabrán a donde dirigirse; otros serán ‘tomados y puestos’ donde deben estar…
Que este manual sirva de impulso para mover al diálogo a los fieles de todos los credos, para saber coordinar acciones y esfuerzos. Existen diferentes comunidades religiosas en el mundo que ya saben de estos temas y que poseen una consciencia de preparación permanente para los Tiempos del Fin.
   
Habrá un tiempo de ‘3 días de gracia’ (según lo ‘recibido’) para salir de las ciudades y llegar a destino, o para acondicionar el sitio que servirá de refugio, aprovisionando los elementos necesarios que en este manual se indican con claridad. Después de esos 3 días se precipitará “la Furia de Dios” (aspecto ‘Destructor’ de la Naturaleza).
            Quienes tengan fina sensibilidad podrán sentir un tiempo antes, (antes de las señales más claras), que ‘el fin’ se acerca, y tendrán así más tiempo para trabajar para el refugio, ultimando detalles.
Pero los que sí están trabajando desde hace tiempo son los inspirados y contactados cuya función es la de preparar refugios más grandes y permanentes, dentro de las “Islas de Salvación”, que albergarán a más personas, especialmente después de los eventos.
Las “Islas de salvación” son regiones que pueden tener varios kilómetros de diámetro y están fuera y lejos de las grandes ciudades. Muchos de quienes deban saber de la existencia de esos sitios especiales, lo sabrán con anticipación a los eventos; y este conocimiento será necesario para que, llegado el momento, sepan a donde dirigirse. Otras personas ya han visitado (o visitarán) alguna de esas zonas especiales sin saber que son sitios destinados para tal función; pero durante los eventos, un ‘flash’ en sus mentes les revelará la verdad, y sabrán que es ‘allí’ adonde deben dirigirse.
Dentro de todo este marco de posibilidades, este manual existe especialmente para los que tomen la decisión de armar un refugio en el sitio donde estén al llegar “el tiempo de las grandes pruebas”. Es decir que, cuando lleguen “las señales”, los que en lugar de salir de las ciudades decidan armar un refugio para subsistir a los eventos, podrán servirse de la guía de este manual. En el mismo se ha pensado en todo lo básico que debe tenerse en cuenta para preservar la vida en un lugar cerrado, durante un tiempo máximo de 2 meses y medio.
            ‘Refugios transitorios’, o ‘provisorios’, son los que estarán situados en las ciudades, grandes o pequeñas, y se los nombra así porque después de los eventos habrá que abandonarlos para ir hacia zonas rurales o de montaña, donde como se explicó, están las “Islas de salvación”. Por lo tanto, antes o después de los eventos, las ciudades deberán ser abandonadas, porque la suerte de las mismas será desaparecer.
            Cada vivienda podrá ser un refugio adecuado, siempre y cuando tenga las condiciones necesarias, (tema que se verá a continuación).
            En el momento dado cada individuo que sienta ‘la señal’ interiormente sabrá qué debe hacer, lo sentirá. Las indicaciones en este manual son muy básicas, porque si bien los eventos serán globales, no afectarán a cada sitio de la misma manera.
           


Organización de un refugio

            Las funciones básicas de un refugio serán:
-          Protección y conservación de la vida.
-          Asistencia física, psíquica y espiritual.

Partiendo de esas premisas, habrá que considerar los siguientes puntos:
1-      Cálculos para la organización.
2-      Estructura.
3-      Agua y fuego.
4-      Alimentación.
5-      Calefacción e iluminación.
6-      Higiene.
7-      Enfermería (primeros auxilios).
8-      Despensa.
9-      Planificación y control de actividades.


1-      Cálculos para la organización:

Lo primero que debe hacer quien se decida a preparar un refugio transitorio, en corto tiempo, es calcular las provisiones (de toda índole) de acuerdo al número de personas que albergará el refugio y considerando el tiempo estimado, (de 8 a 10 semanas, según lo recibido, pero puede variar según la zona). Sabemos que habrá eventos telúricos globales y lluvias que durarán semanas, pero no se podrá salir de los refugios hasta que los grandes anegamientos de agua no bajen lo suficiente como para poder trasladarse. Tal vez esta sea la razón por la cual se habla de una estadía de 2 meses y medio en los refugios transitorios, (aunque esto puede que varíe según la zona del planeta de que se trate).
En el cálculo de las provisiones, se deberá tomar en cuenta también las provisiones pertinentes para el tiempo del “traslado” a las zonas más seguras, al salir del refugio después de los eventos.


2-      Estructura:

            La propiedad que se acondicione deberá contar con los siguientes requisitos básicos:
-          Asegurarse que no sea una zona baja o inundable. Si no se considera bien este punto, el refugio terminará bajo las aguas.
-          Construcción resistente, y puertas y ventanas fuertes y resistentes a ser violadas desde el exterior. Este punto, especialmente en las ciudades grandes, es muy importante. Todo refuerzo efectuado en puertas y ventanas nunca estará de más.
-          Habitaciones amplias (por el oxígeno, ya que el refugio se cerrará totalmente al exterior). Pero el tamaño deberá ser acorde a la cantidad de personas que albergará.
-          Rejillas de ventilación suficientes.
-          Sanitarios.
-          Cocina.
-          Despensa (un lugar para guardar todas las provisiones).

Es muy importante que no haya hacinamiento de personas en el refugio, porque esto sería muy contraproducente psicológicamente. Siempre es mejor que el sitio acondicionado sea amplio, y a razón de 2 personas por habitación para evitar hastío y conflictos durante la convivencia. Hay que pensar que una vez que comiencen los eventos, nadie podrá entrar ni salir del refugio durante largas semanas…
Se sellarán todas las aberturas y se cubrirán las ventanas para evitar la vista hacia afuera y hacia adentro del refugio. Este punto es de crucial importancia.
Una vez iniciados los eventos, habrá temblores y se escucharán gritos y tormentos. Pero nadie deberá “mirar hacia afuera”, aún cuando la curiosidad podrá impulsar a algunos a hacerlo. Quien lo haga, a pesar de las indicaciones contrarias, entrará en shock.


3-      Agua y fuego:

Dos elementos indispensables para la vida. La cocina, la higiene y la enfermería dependen de ellos.
Para proveerse de fuego se deberán tener en el refugio: garrafas y/o tubos de gas en cantidad suficientes (considerar el uso en cocina y en calefacción) y fósforos y encendedores en cantidad. (No habrá gas natural, ni energía eléctrica, ni agua corriente, ni ningún servicio provisto por el sistema privado o por el Estado. El refugio deberá autoabastecerse de todo durante 10 semanas, máximo).
En cuanto al agua, sabemos (según el mensaje recibido) que las lluvias, que serán copiosas, la proveerán en abundancia, pero habrá que diseñar una forma para obtenerla, haciéndola ingresar a un tanque en el interior de refugio. Una forma simple de hacerlo es dejar destapado el tanque de almacenamiento del techo de la casa, para que el agua de lluvia lo vaya llenando; o podrá ser almacenada directamente en bidones y tanques, considerando el cálculo de “1000 litros por persona”. Ese cálculo es para que, con uso racional (beber, higiene y cocina), cada persona pueda vivir durante 8 a 10 semanas en el refugio.
Se tendrá en cuenta hervir el agua o incluir la proporción mínima adecuada de “cloro” para conservarla, especialmente cuando es para beber.
Se recuerda que estas son solo indicaciones básicas. Los detalles y deciciones estarán en manos de los protagonistas, en ese momento.


4-      Alimentación:

Los cereales integrales, como el arroz, y la sal son la base alimenticia (según las investigaciones de quien escribe). Pero además de estos u otros alimentos que se consideren necesarios, se recomendará almacenar alimentos que no necesiten cocción, como nueces, avellanas, almendras, pasas de uva, ciruelas disecadas, turrones, barras de cereal, etc.
En esta área se incluyen también los elementos necesarios para cocinar y comer.


5-      Calefacción e iluminación:

La calefacción se podrá realizar con garrafas y pantallas de gas. No emplear métodos que generen humo, porque los refugiados no deberán llamar la atención de los que estén en el exterior.
Se almacenarán cobijas, y ropas de abrigo, así como colchones o colchonetas y bolsas de dormir (estas últimas serán útiles al salir de los refugios y trasladarse en peregrinación hacia las Islas de Salvación).
En cuanto a la “iluminación”, se recomienda que sea con velas (en mensajes se ha aconsejado emplear velas largas bendecidas en oración), pero también se podrán emplear lámparas de aceite o querosene. Hay que tomar en cuenta que es posible que haya muchos ‘días oscuros’, en especial en los sitios donde las cenizas volcánicas afecten mayormente.
Los conocidos “3 días de oscuridad” son un símbolo en cuanto a la cantidad de ‘días’, porque no serán solo 3 días, sino 3 períodos o tiempos, pero ‘la oscuridad’ es la tónica o aspecto que caracterizará a esos ‘tiempos finales’.

En medio de tal oscuridad, es la luz de la hermandad, de vigilia y oración, la que deberá brillar. Esto será lo que creará el ambiente o campo de protección que mantendrá el refugio a salvo.


6-        Higiene:

En esta área se contemplarán dos aspectos:
-          La higiene individual: Se pensará en métodos apropiados para “higiene práctica en situación de crisis”.
-          La higiene general: Hace a la mantención del refugio entero, y es muy importante porque una contaminación por falta de cuidado en la higiene general puede producir enfermedades y poner en peligro a la vida en el refugio. Esta higiene incluye:

1-      Higiene periódica en ambientes y sanitarios.
2-      Inspección, conservación y limpieza de los alimentos.
3-      Eliminación de residuos (formas adecuadas para evitar la contaminación). Se tomará en cuenta que los residuos diarios no podrán ser evacuados fuera del refugio durante varias semanas, así que será importante tener bolsas impermeables grandes.

Se almacenarán con anticipación en el refugio los productos y elementos necesarios que requiere esta importante área.


7-      Enfermería y primeros auxilios:

Será útil si en el refugio hay personas que sepan sobre ‘curación pránica’ (diferentes formas de imposición de manos para curar), así como personas que sepan de primeros auxilios.
Se preparará un ‘generoso’ botiquín de primeros auxilios, que contengan algodón, gasas, vendas, productos con antibiótico local, desinfectantes (agua oxigenada principalmente), alcohol, analgésicos, etc. Un botiquín homeopático y de hierbas curativas (tinturas madres) también podrá ser útil. Lo importante es considerar que una vez que se cierre el refugio por dentro ya no habrá manera de conseguir nada más, ni para esta área ni para ninguna otra.

Es importante prevenir. Este manual, en el momento dado, será de gran ayuda para actuar rápido y eficazmente en el menor tiempo posible y sin olvidar nada de lo necesario. Ese es el objeto de que un manual de este tipo exista hoy y deba ser difundido “hoy”, aunque los eventos aún no lleguen… “Difundirlo hoy podrá ser un servicio para el mañana”.


8-      Despensa:

Un espacio en el refugio deberá ser destinado para el almacenamiento de las variadas provisiones. Cuanto mejor ordenado y organizado esté el espacio de la despensa, más simple será su utilidad. En la despensa se almacenará:
-          Elementos para proveerse de fuego (garrafas, encendedores y fósforos, etc.) y de agua (tanques, bidones, baldes, etc.)
-          Alimentos y elementos para cocinar.
-          Elementos de higiene.
-          Elementos de enfermería, primeros auxilios y socorrismo.
-          Elementos para el traslado a los refugios rurales o Islas de Salvación, (después de los eventos).
-          Herramientas de todo tipo: serruchos, sierras, pinzas, alicates, martillos, clavos, pegamentos, etc.; así como otros elementos útiles, como  alambre de atar, tanza, sogas, bolsas, hilo, embudos, bidones, etc.
El inventario completo, de cada área, puede llevar algunas horas, siguiendo las pautas de este manual.
A partir de las “señales”, los 3 días disponibles para la preparación del refugio se podrán utilizar de la siguiente manera:
1-       Un tiempo para hablar con quien se tenga que hablar en esos momentos (dejando que cada cual tome su propia decisión), y acordar acciones con quienes decidirán estar en el refugio.
2-      Conseguir todas las provisiones siguiendo la guía del inventario.
3-      Ya con todos los elementos disponibles, armar y ordenar todo, ultimando detalles dentro del refugio.


Habrá tan solo “3 días” para tales acciones. No habrá tiempo para dudas.
La hermandad, la colaboración y la solidaridad entre los que vayan a refugiarse, será de gran importancia para que todo fluya armónicamente.



9-      Planificación y control de las actividades:

Los dos meses y medio en el refugio, (‘1 tiempo’, ‘tiempo’, y ‘medio tiempo’; Daniel 12-7), parecerán años. No se verá la hora que esto pase. Se deberá estar preparado física y mentalmente para soportar lo mejor posible la atmósfera de caos y desorientación reinante en esos tiempos. Por eso, la Fe, como cada cual la viva, será de gran importancia, y quienes superen el miedo a la muerte y mantengan la alegría en sus corazones serán como una lámpara encendida en medio del caos y la desesperanza.
En ese tiempo, la gente estará desesperada y será muy difícil organizarse en esos momentos, a pesar de haber hecho las previsiones pertinentes. El éxito de un refugio dependerá en la organización y la consciencia empleados en la preparación del mismo.

Después de los 3 días de preparación y ya dentro del refugio, una básica planificación de las actividades será necesaria para conservar el orden y la armonía. Esa planificación contemplará rotación de turnos para cocinar y para higiene de sanitarios. Por supuesto que la “sensibilidad” será también la que permita ver quienes están más armonizados o en condiciones para la acción… En situaciones de crisis no todas las personas responden de igual manera.
En algunos casos, la armonía y equilibrio de las actividades grupales surge espontáneamente, pero cuando no es así, una planificación es una ayuda para organizar al grupo humano. Esto es importante. Por eso es que, especialmente en grupos numerosos, la planificación podrá realizarse mediante una planilla donde figuren los días, horarios, personas y turnos de las actividades. (Esta forma de organizarse podrá evitar discordias y confusiones).

Además de las actividades básicas (cocina, higiene), habrá que considerar actividades que favorezcan a la unión y el recogimiento interior, como por ejemplo la lectura de algún texto sagrado que inspire a los presentes a mantener la fe y la paz. Esto ayudará a mantener un clima cálido, ‘espiritual’, en el refugio, tan importante como vimos, para conservar el marco de protección.


Fin de la 1ª parte


No hay comentarios.:

Publicar un comentario